Proporcionan al hombre alimentos ricos en proteínas, como el huevo y la carne. También son aprovechados la pollinaza, gallinaza y los desperdicios de la matanza en la alimentación animal (cerdos, bovinos), contribuyendo de esta manera a incrementar los ingresos del productor.

Requieren de poco espacio: En un m2 se pueden explotar: 8 a 14 pollos por m2 (engorde), 6 a 8 gallinas por m2 (ponedoras). Para aumentar la cantidad de aves por m2 se debe considerar la raza y la temperatura de la zona.

Las utilidades se obtienen a corto plazo: Los pollos de engorde tienen un período de explotación de 7 semanas y las ponedoras alcanzan su madurez sexual a las 18 a 20 semanas de vida, lo que garantiza recuperar el dinero en poco tiempo.

Son eficientes en el aprovechamiento del alimento: Un ave de carne necesita 3.91 lbs de alimento para producir 1 lb de carne y las ponedoras 6.46 lbs de alimento para producir 16 huevos.

Se adaptan a los diferentes sistemas de explotación: Pueden criarse rústicamente o dentro de instalaciones provistas de buen equipo.

Requieren poca mano de obra: Con la mecanización y la automatización los logros han sido grandes, una persona puede atender hasta 20 mil aves.

El mercado avícola está bien regularizado y estable: Existen mercados disponibles para la venta de los productos avícolas durante todo el año.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *